Jean Schalekamp – Louis Couperus


Louis Couperus en 1912


Louis Couperus y su perro Brinio en 1923

Diseño de cubierta de Chris Lebeau, para De Stille Kracht, 1900. Ejecutado con la técnica indonesia del batik, por Agathe Wegerif-Gravestein


Edición moderna de la novela

La force des ténèbres, trad. al francés de Selinde Margueron, 1986

The Hidden Force, trad. de Alexander Teixeira de Mattos, 1992

Fuerza Oculta, trad. al español de Jean Schalekamp, 1991


Die stille Kraft, trad. al alemán de Christel Captijn-Müller y Heinrich G.F. Schneeweiß, 1993

Miniserie para la televisión, de Walter van der Kamp, 1974

Audiolibro, leído por la actriz Sylvia Poorta, 2014


El escritor y traductor Jean Schalekamp

Enlace a las traducciones de Jean Schalekamp en la base de datos del Nederlands Letterenfonds (Fondo Neerlandés para las Letras)

Louis Couperus op Wikipedia Nederlands

Louis Couperus en Wikipedia española

Louis Marie Anne Couperus (Den Haag, 10 juni 1863 - De Steeg, 16 juli 1923) was een Nederlandse schrijver en een van de eerste Nederlandse vertegenwoordigers van het literaire naturalisme.

Couperus' werk omvat allerlei uiteenlopende literaire genres. Hij debuteerde met poëzie, maar legde zich vervolgens al snel toe op psychologische romans, waarmee hij de meeste bekendheid verwierf. Hij schreef daarnaast cultuursprookjes, historische romans en veel reisverslagen en columns. In het algemeen wordt hij gezien als een van de belangrijkste schrijvers uit de canon van de Nederlandse literatuur. De uitgave van zijn Volledige Werken (1987-1996) geldt als een van de eerste Nederlandse tekstedities die volgens wetenschappelijke, tekstkritische normen tot stand zijn gekomen.

Louis Marie Anne Couperus (La Haya, 10 de junio de 1863 - De Steeg, 16 de julio de 1923) fue un escritor neerlandés y uno de los primeros representantes neerlandeses del naturalismo literario.

La obra de Couperus abarca toda clase de géneros literarios dispares. Debutó con poesía, pero pasó rápidamente a dedicarse a las novelas psicológicas, con las que consiguió la mayor fama. Escribió además cuentos ‘culturales’, novelas históricas y muchos relatos de viajes y columnas periodísticas. En general se le tiene por uno de los escritores más importantes del canon de la literatura neerlandesa. La edición de sus Obras completas (1987-1996) se considera una de las primeras ediciones textuales neerlandesas realizadas según estándares científicos y crítico-textuales.

Prólogo de Jean Schalekamp a su traducción de Fuerza Oculta

Louis Couperus, nacido en 1863 en La Haya y muerto en 1923 en Rheden (Países Bajos) es, junto con Multatuli, el autor clásico más universalmente conocido de Holanda. Era originario de una acomodada familia aristocrática, lo que le permitió dedicar toda su vida exclusivamente a la literatura y a los viajes. Vivió mucho tiempo en Italia, su país preferido, y pasó también temporadas en Francia, Egipto, el Japón y las Indias Orientales. Su primer libro, Eline Vere (1889), una novela psicológica influida por el realismo francés y situada en el ambiente aristocrático de La Haya, ya le consiguió el éxito y la fama. Después escribió decenas de novelas, de las cuales algunas, como De kleine zielen (Las almas pequeñas) y Van oude mensen: de dingen die voorbijgaan (De la gente mayor: las cosas que se van), están situadas en los ambientes de La Haya relacionados con las colonias holandesas del Extremo Oriente; otras de sus novelas se sitúan en los países exóticos que visitaba, y varias tratan de temas históricos, principalmente situados en la edad antigua: Antiek Toerisme (Turismo antiguo), Dionysos, Iskander y un largo etcétera.

Tenía en sus novelas una cierta predilección por los temas y ambientes románticos y ligeramente decadentes. La típica decadencia del 'fin-de-siècle', sobre todo en sus obras Extaze (Éxtasis) y De Berg van licht (La montaña de luz). Publicó además magníficos libros de viajes.

En casi todas sus novelas predominan un cierto fatalismo y una melancolía nostálgica y lánguida, junto con un incontestable hedonismo y un esteticismo a ultranza, aspectos de los que se diferencia claramente de la mayoría de los novelistas holandeses, incluso de los de su propia generación, la del Ochenta. Pero también da muestras de ser un psicólogo muy perspicaz, que penetra despiadadamente en el alma humana.

Su estilo es muy particular y tan personal que se puede decir que es único. Despliega todo su manierismo y su esteticismo literario, inventando palabras nuevas y cambiando radicalmente la sintaxis del neerlandés. De este modo consigue una gran precisión y refinamiento poético, exuberante y a veces puramente decorativo.

La novela Stille Kracht (Fuerza Oculta), publicada por primera vez en 1900, es una de sus obras más interesantes. En ella reencontramos todos los elementos típicos de su obra: el fatalismo, la melancolía, el culto a la belleza y la psicología, pero además la irresistible atracción de lo oculto. La historía está situada en la isla de Java, en el ambiente colonial de la vuelta de siglo. Describe de una manera magistral el violento contraste entre el 'Residente', representante del colonizador blanco, norteño y materialista, y el 'Regente', representante de la delicada y refinada aristocracia javanesa. Es una atmósfera sutilmente amenazadora, llena de misterio y de ocultismo oriental y, se desarrolla también una historia de amor extraño y vagamente incestuoso. Pero, en esta novela, se describe no solamente el contraste entre dos mundos irreconciliables: el occidental y el oriental, sino también entre el mundo frío, casi exclusivamente masculino, de la razón y, el mundo más caluroso y femenino de la fuerza oculta y destructiva que se esconde en el lado oscuro del alma, del subconsciente: el irracionalismo y la emocionalidad pura.

Louis Couperus – De Stille Kracht (LuisterBoek ‘LibriVox’ – Opgenomen door Carola Janssen)

Louis Couperus. De Stille Kracht, 1900

[tekst van de 1900-editie]

Eerste hoofdstuk

I.

De volle maan, tragisch dien avond, was reeds vroeg, nog in den laatsten dagschemer opgerezen als een immense, bloedroze bol, vlamde als een zonsondergang laag achter de tamarindeboomen der Lange Laan en steeg, langzaam zich louterende van hare tragische tint, in een vagen hemel op. Een doodsche stilte spande alom als een sluier van zwijgen, of, na de lange middagsiësta, de avondrust zonder overgang van leven begon. Over de stad, wier wit gepilaarde villa-huizen laag wegscholen in het geboomte der lanen en tuinen, hing een donzende geluideloosheid, in de windstille benauwdheid der avondlucht, als was de matte avond moê van den zonneblakenden dag der Oostmoesson. De huizen, zonder geluid, doken weg, doodstil, in het loover van hunne tuinen, met de regelmatig opblankende rissen der groote gekalkte bloempotten. Hier en daar werd een licht al ontstoken. Plotseling blafte een hond, en antwoordde een andere hond en verscheurde de donsende stilte in lange, ruwe flarden; de nijdige hondekelen, heesch, ademloos, schor vijandig; plotseling ook zwegen zij stil.

Aan het einde der Lange Laan lag diep in zijn voortuin het Rezidentie-huis. Laag, dadelijk in den nacht der waringinboomen, zigzagde het zijne pannendaken, het eene achter het andere, naar de schaduw van den achtertuin toe, met een primitieve lijn van dakteekening, over iedere galerij een dak, over iedere kamer een dak, tot éene lange daksilhouet. Vóor echter, rezen de witte zuilen der voorgalerij, met de witte zuilen der portiek, hoog blank en aanzienlijk op, met breede tusschenruimten, met groote openheid van ontvangst, met eene uitbreiding van indrukwekkend paleisportaal. Door de open deuren verschoot de middengalerij vaag naar achteren toe, met een enkel licht opgeglimd. Een oppasser ontstak de lantarens ter zij van het huis. Halfcirkels van groote, witte potten met rozen en chrysanten, met palmen en caladiums, bogen links en rechts wijd voor het huis naar ter zijde uit. Een breede grindlaan vormde den oprit tot in de witgezuilde portiek; dan strekte zich uit een wijd dor gazon, met potten omgeven, en, in het midden op een gemetseld voetstuk, een monumentale vaaspot, met een groote latania. Een groene frischheid was daar de kronkelende vijver, waar de reuzenbladeren eener Victoria Regia als dofgroene prezenteerbladen zich rondden tegen elkr, met een enkele blankende lotosachtige bloem er tusschen. Een pad kronkelde langs den vijver en op een met kiezelsteen geplaveide ronde plek rees een hooge vlaggestok. De vlag was reeds neêrgehaald, als iedere dag om zes uur. Een eenvoudig hek sneed het erf af van de Lange Laan.

Het reusachtige erf was stil. Er brandden nu, langzaam, omslachtig aangestoken door den lampenjongen, éen lamp van de kroon der voorgalerij, en de neêrgedraaide lamp binnen, als twee nachtlichtjes in het paleis van zuilen en van, kinderlijk naar achter verschietende, daken. Op de trappen van de kantoorkamer zaten enkele oppassers, in hun donkere uniform, fluisterend wat te praten. Een van hen stond na een pooze op en begaf zich, met een rustigen pas van zich niet te willen overhaasten, naar een bronzen klok, die hoog hing, bij het oppassershuisje, geheel ter zijde van het erf. Toen hij na een honderd pas genaderd was, luidde hij zeven langzame weêrechoënde slagen. De klepel bronsde bonsende in de bel van de klok en de slag, telkens, zigzagde na met een zware trilling van nageluid. De honden blaften weêr op. De oppasser, langzaam, met zijn lenigen pas, jongensachtig slank in zijn blauw laken jasje en broek met gele banden en omslag, liep zijn honderd passen naar de andere oppassers rustig terug.
 

Nu was in het kantoor licht ontstoken en ook in de aangrenzende slaapkamer, waar het door de jaloezieën schemerde. De rezident, een groote zware man, in zwart jasje, witte broek, liep de kamer door en riep naar buiten:
- Oppas!
De hoofdoppasser, in zijn laken uniformrokje, de panden breedgeel omzoomd, naderde met gebogen knieën, hurkte neêr...
- Roep de nonna!
- De nonna is al uitgegaan, Kandjeng! fluisterde de man en schetste met beide handen, de vingers tegen elkr, het eerbiedig gebaar van de semba.
- Waar is de nonna naar toe?
- Dat heb ik nog niet onderzocht, Kandjeng! zei de man, als verontschuldiging, dat hij niet wist, en schetste weêr de semba.
De rezident dacht even na.
- Mijn pet, zeide hij. Mijn stok.
 

De hoofdoppasser, steeds in krommende knieën van zich eerbiedig krimpen in elkr, scharrelde even door de kamer en bood hurkende aan de klein-uniformpet, en een wandelstok.

De rezident ging uit. De hoofdoppasser haastte zich achter hem aan, met een tali-api in de hand: een lange brandende lont, waarvan hij de gloeiende punt zwaaide om aan wie voorbijging, in den avond, den rezident te doen herkennen. De rezident liep langzaam het erf af, en naar de Lange Laan. Aan die laan, als een avenue van tamarinde-boomen en flamboyants, lagen de villa's der voornaamste notabelen, flauw verlicht, doodstil, schijnbaar onbewoond, met, in de avondvaagheid opblankend, de rissen der gekalkte bloempotten.
 

De rezident wandelde eerst langs het huis van den secretaris; dan ter andere zijde een meisjesschool; dan de notaris, een hôtel, de post, de prezident van den Landraad. Aan het einde van de Lange Laan stond de Roomsche kerk […]

Louis Couperus. Fuerza Oculta. Tr. de Jean Schalekamp, 1991

 

Capítulo primero

I

La luna llena, trágica aquella noche, había salido temprano, rozando el último crepúsculo del día, una inmensa bola de sangre, ardiendo como una puesta de sol tras los tamarindos de la Lange Laan y subía, purificándose lentamente de su trágico tinte, en un cielo indeciso. Una quietud lóbrega tendía en todas partes un velo de silencio como si, después de la larga siesta de la tarde, comenzara el sosiego de la noche sin ninguna transición de vida. Sobre la ciudad, cuyas mansiones de blancas columnatas parecían ocultarse acurrucadas entre la arboleda de las avenidas y los jardines, flotaba, en el ahogo estancado del aire vespertino, una aterciopelada insonoridad, como si la noche indolente se hubiese cansado del bochornoso y soleado día del monzón de levante. Las casas, silenciosas, se sumergían sin ningún ruido en el follaje de sus jardines, con las hileras de sus grandes macetas blanqueadas lanzando destellos intermitentes. Aquí y allá se habían encendido algunas luces. Repentinamente, un perro empezó a ladrar. Otro le contestó, desgarrando la espesa quietud en jirones largos y rugosos, y las gargantas furiosas de los perros, enronquecidas, sin aliento, manifestaron su hostilidad. Bruscamente también ellos se callaron.

Al fondo de la Lange Laan, pasado el jardín delantero, se encontraba la Residencia. Baja, distinta en la oscuridad de las higueras de Indias, el zig-zag de sus tejados, uno tras otro, formaba un perfil primitivo, con un techo sobre cada veranda, un techo sobre cada habitación, hasta formar una larga silueta de techumbres. En la fachada, sin embargo, se erguían las blancas columnas de la veranda delantera y las blancas columnas del pórtico, altas, blancas y distinguidas, dispuestas en amplios intervalos, abriéndose en un gran recibidor, extenso como un majestuoso portal de palacio. A través de las puertas abiertas se vislumbraba al fondo la perspectiva de la galería central, vagamente iluminada por una sola luz. Un criado encendía las linternas al lado de la casa. Semicírculos de grandes macetas blancas con rosas y crisantemos, con palmeras y calladiums, describían, a izquierda y derecha, una amplia curva frente a la casa. Una ancha alameda de gravilla formaba el camino de entrada hacia el pórtico de blancas columnas; luego se extendía un amplio césped seco, rodeado de macetas, y, en el centro, sobre un pedestal de mampostería, una monumental maceta en forma de vaso contenía una gran latania. Allí se encontraba la frescura verde del serpenteante estanque, donde las hojas gigantescas de una Victoria Regia se tocaban con sus bordes, redondas como bandejas de un verde sin lustre, salpicadas por la luminosa blancura de alguna flor en forma de loto. Un sendero serpenteaba junto al estanque, y en un lugar circular, empedrado con guijas, se alzaba el asta prominente de una bandera. La bandera ya había sido arriada, como solía hacerse diariamente a las seis de la tarde. Una sencilla verja separaba el terreno de la Lange Laan.

- El enorme recinto se encontraba en silencio. Ahora las luces estaban encendidas, prendidas lenta y penosamente por el criado-lamparero, una lámpara de araña en la veranda delantera y la luz mortecina del interior de la casa, como dos lamparillas de noche en el palacio de columnas y techumbres que decrecían en un trazo infantil. Sobre los escalones de la oficina estaban sentados unos cuantos criados de uniformes oscuros, hablando en voz baja. Al cabo de un rato, uno de ellos se levantó y se dirigió, con el paso tranquilo de alguien que no quiere precipitarse, hacia una campana de bronce, que pendía muy alta, próxima a la casita de los criados, en el otro extremo del terreno. Cuando, en un centenar de pasos, la alcanzó, dio siete campanadas, lentas y resonantes. El badajo vibraba en el interior de la campana con su sonido de bronce y cada golpe se prolongaba con una ondulante resonancia, una poderosa vibración. Los perros volvieron a ladrar. El criado, esbelto y juvenil en su chaqueta de paño azul y sus pantalones con galones amarillos y anchos dobladillos, desandaba, con paso lento y flexible, tranquilamente, los cien pasos que le separaban de los demás criados.

Ahora había luz encendida en la oficina así como en el dormitorio colindante, desde donde se filtraba a través de las persianas. El Residente, un hombre alto y robusto, vestido con chaqueta negra y pantalones blancos, cruzó la habitación y llamó hacia el exterior:
'¡Oppas!'[l]
El oppas, con su librea de paño con faldones de anchos dobladillos amarillos, se acercó con las rodillas flexionadas; se puso en cuclillas:..
'¡Llama a la nonna!'[2]
'¡La nonna ha salido, Kandjeng! [3], contestó el hombre en voz muy baja y, con las dos manos uniendo los dedos, esbozó el gesto respetuoso de la semba.[4]
'A dónde se fue la nonna?'
'Aún no lo he averiguado, Kandjeng', dijo el hombre, a modo de disculpa por su ignorancia, y de nuevo esbozó la semba.
El Residente permaneció reflexionando por un momento.
'Mi gorra', dijo. 'Mi bastón'.

El oppas, aún con las rodillas flexionadas, en una postura de recogimiento respetuoso, se fue arrastrando por la habitación y le ofreció, en cuclillas, la gorra del uniforme de diario y un bastón.

El Residente salió. El oppas se apresuró a seguirle portando un tali-api  en la mano: una larga mecha encendida, cuyo extremo iluminado agitaba para que todos los transeúntes, en la noche, reconocieran al Residente. El Residente iba cruzando despacio el recinto en dirección a la Lange Laan. En esa avenida, una alameda bordeada de tamarindos y flamboyants [5], se encontraban las mansiones de los notables más importantes, débilmente alumbradas, muy silenciosas, aparentemente desiertas, con las hileras de macetas enjalbegadas luminosamente blancas en la vaga penumbra de la noche.

El Residente rebasó primero la casa del secretario; luego, en la acera de enfrente, un colegio de niñas; luego, la casa del notario, un hotel, la oficina de correos y la casa del presidente del Tribunal. Al final de la Lange Laan se encontraba la Iglesia Católica […]

Notas del traductor (al final del libro):
[1] Oppas – abreviacion de la palabra holandesa ‘oppasser’: criado, ayuda de cámara

[2] Nonna – palabra javanesa: señorita
[3] Kandjeng – señor
[4] Semba – gesto de veneración
[5] Flamboyants – Delonix regia, popularmente conocida como malinche, ponciana framboyán, flamboyán o flamboyant.

 

Louis Couperus – De Stille Kracht (deel 1) – TV-spel van Walter van der Kamp

Trailer – De stille kracht 15|16 – Toneelgroep Amsterdam

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Centro de preferencias de privacidad

Aviso de cookies

Cookies propias, de tipo técnico y de sesión. Gestionan el consentimiento del usuario para el uso de las cookies en la página web, con el objeto de recordar aquellos usuarios que las han aceptado y aquellos que no, de modo que a los primeros no se les muestre información en la parte inferior de la página al respecto.

gdpr

Analytics

Se trata de una cookies de terceros, de sesión y de análisis. Dedicadas a la medición y análisis de la navegación en las páginas web. A través de la analítica web se obtiene información relativa al número de usuarios que acceden a la web, el número de páginas vistas, la frecuencia y repetición de las visitas, su duración, el navegador utilizado, el operador que presta el servicio, el idioma, el terminal que utiliza, o la ciudad a la que está asignada su dirección IP. Información que posibilita un mejor y más apropiado servicio por parte de este portal. Puede encontrar más información al respecto e inhabilitar el uso de estas cookies de forma permanente en tu navegador: www.google.es/intl/es/analytics/privacyoverview.html.

_ga, _gid, _g

Facebook

Cookies de terceros, de tipo técnico y de sesión. Si ya has recibido una cookie de Facebook porque tienes una cuenta o has visitado facebook.com, tu navegador enviará información de esta cookie cuando visites un sitio web que incluya el botón "Me gusta" u otro plugin social. Utilizaremos la información de esta cookie para mostrarte una experiencia personalizada tanto en ese sitio como en Facebook, para mantener y mejorar nuestro servicio, y para protegerte tanto a ti como a Facebook frente a actividades malintencionadas. Transcurridos 90 días, la eliminamos o le otorgamos el carácter de "anónima", pero no la vendemos a anunciantes ni la compartimos sin tu permiso.

act, c_user, datr, fr, pl, presence, sb, wd, xs

Sesión

Cookie propia, de tipo técnico y de sesión que permite almacenar un identificador único por sesión a través del que es posible vincular datos necesarios para posibilitar la navegación en curso de usuarios dados de alta. No se guardan con usuarios no dados de alta que visitan ésta web.

PHPSESSID

Antispam

Cookies propias, de tipo técnico y de sesión que defienden el sitio web de spam.

JCS, _WPSS